top of page

¿Como afecta al alquiler de local de negocio el Covid-19?

Domingo 5 de abril a las 13h.


Hoy os queremos explicar qué pasa con los alquileres de local de negocio (tienda, restaurante, nave, oficina, etc.).


¿Como afecta al alquiler de local de negocio el Covid-19? ¿Puedo dejar de pagar la renta? ¿Qué implicaciones fiscales tiene el hecho de llegar a un acuerdo con el arrendador para condonar o aplazar parte o toda de la misma?


En primer lugar, decir que de que de momento el Gobierno no ha tomado ninguna medida al respecto, a pesar de que ya hace más de tres semanas que estamos en estado de alarma. Por tanto, nada ha cambiado respecto a lo que explicamos en nuestra circular del día 21-03-2020 y que puedes consultar aquí. La idea final que planteábamos en la misma, después de valorar las opciones de aplicación del artículo 1.105 del Código Civil para aquellos casos fortuitos o de fuerza mayor o a la aplicación de la cláusula rebus sic standibus, fue la siguiente: “En ausencia de regulación legal que permita la resolución unilateral del contrato por parte del arrendatario pese a las circunstancias sobrevenidas por el estado de alarma decretado, resulta evidente que estamos ante un supuesto que necesita de la voluntad y buena fe de arrendador y arrendatario, siendo la solución «ideal» una negociación entre las partes que mantenga el equilibrio económico del contrato, puesto que en ausencia de entendimiento nos veremos abocados a la judicialización del asunto”.


Dicho lo anterior, queremos abordar una segunda problemática, de tipo fiscal. Sabe que de momento el Ministerio de Hacienda no ha dado su brazo a torcer y estamos inmersos en plena campaña de liquidaciones trimestrales 1ºT 2020, con plazo desde el 1 al 20 de abril, en las que hay que liquidar el IVA y las retenciones IRPF de los arrendamientos de local de negocio, entre otros. Pues bien, es muy importante tener en cuenta que, si se llega a un pacto entre arrendador y arrendatario para condonar o aplazar en todo o en parte la renta del mes de marzo y/o abril, hay que documentar bien ese acuerdo, puesto que de lo contrario no tendrá efectos fiscales dicho pacto verbal y el arrendador tendrá que liquidar el IVA de una renta que no ha cobrado.